VALORES FRANCISCANOS

 
VALORES FRANCISCANOS | OBJETIVOS COMUNES PARA TODO EL BLOQUE FAMILIAR | Enlaces
 
VALORES FRANCISCANOS
 
 
VALORES
Hergué Editorial que pretende aportar una ayuda en el diseño de una educación integral en la que los valores adquieran un valor importante. La educación en valores, como objetivo de la formación de todo ser humano, que ha de radicarse en las familias, pero que debe potenciarse desde la escuela.
AMOR:
Para mucha gente, el estado de felicidad pasa por amar y por ser amadas. El amor que un individuo siente por alguien puede morir o transformarse del mismo modo, que puede dejar de ser el objeto de amor y de deseo de otras personas.

El amor es un acto de atender y dar plenamente, en el que aceptamos y nos apegamos a alguien tal como es, realzando de ese modo el potencial de aquello que esa persona puede llegar a ser.

Cuando una persona está enamorada siente un intenso deseo de unión con su pareja, que se refleja cognitiva, emocional y conductualmente.

El amor es complejo. Hatfield y Walster distinguen dos tipologías:

Amor pasional.

Amor amistoso.

Rubin distingue en el amor tres componentes: el apego, la preocupación por el otro y la intimidad.

Lee distingue seis tipos de amor: eros, ludus, estorge, manía, pragma y agape.

La complejidad de la interacción amorosa queda reflejada en la teoría de Sternberg. Según la teoría del triángulo del amor no sólo habría que considerar el triángulo real que produce cada miembro de la pareja, sino también el triángulo ideal y la percepción que tiene cada persona implicada del triángulo que proporciona el otro miembro.

Según Sternberg, aquellas parejas que mantienen relaciones prolongadas estiman que su relación se mantiene por la profunda intimidad que mantienen entre sí. La intimidad supone:

Deseo de promover el bienestar de la otra persona.

Sentimiento de felicidad junto a la persona amada.

Gran respeto por el ser amado.

Capacidad de contar con la persona amada en momentos de necesidad.

Entendimiento mutuo.

Entrega de uno mismo y de sus posesiones a la persona amada.

Entrega de apoyo emocional a la persona amada.

Comunicación íntima con la persona amada.

Valoración de la persona amada.

El mantenimiento de una relación lleva consigo el aceptar el carácter dinámico de la intimidad y también aceptar la dificultad y los riesgos que supone una relación íntima.



Conclusión.

Al principio, la Psicología Social, Cuando hablaba de las relaciones íntimas no hablaba del amor.

La Psicología Social, con la incorporación de nuevos investigadores ha abierto más sus áreas de investigación, tratando el tema del amor como una de las emociones que más importancia tiene para el hombre.

tolerancia: (entre sexos)

Nacemos niño o niña, hombre o mujer. Como habremos visto al considerar aspectos biológicos del ser hombre o mujer, al tratar de la pubertad. Existen diferentes maneras "culturales" de ser hombre o de ser mujer, tanto individual como colectivamente. Debemos introducir la reflexión sobre esta condición social de hombre y de la mujer. La cultura es algo que vamos heredando y rehaciendo, generación tras generación. Es algo que asumimos, pero también discutimos y transformamos.

Se puede hacer un trabajo de identificación y discusión de roles. Podemos ir al plano de la personalidad: ¿Qué nos diferencia a hombres y mujeres ?, ¿ Qué esperan los hombres de las mujeres, y viceversa? O podemos ir al plano de las costumbres: ¿ Quién hace qué y por qué? ¿Quíen debe hacer qué y por qué? (En la vida doméstica, en las profesiones, en la sociedad en general...)

Podemos relacionarlo con el trabajo hecho sobre el "ligar": ¿Cómo ligan ellas y cómo ellos? ¿Qué consideramos lícito y qué no? También podemos entrar en el plano de las relaciones sexuales, y proyectar la cuestión sobre el tema del placer: ¿Cuál es la actitud de la mujer o del hombre frente al placer? ¿Qué hay de fisiológico y que hay de cultural en ello? ¿ Cómo es tratada la mujer en este sentido en las diversas culturas? (Cliterotomía en unos lugares, cosificación del cuerpo de la mujer en otros,...).

La lucha por la igualdad y el derecho a la diferencia en dos sentidos:

El movimiento feminista
Movimiento de personas (hombres también!?) que luchan por la igualdad de derechos de hombres y mujeres en todos los ámbitos sociales.
El movimiento gay-lesbiana
Movimiento de personas que luchan por la igualdad de derechos sin distinción de condición u opción sexual.
Se puede trabajar la historia de ambos movimientos y plantear la situación presente, hacer balance de lo conseguido y planteamiento de los retos pendientes en la actualidad. En este sentido hay temas tan novedosos en los últimos años como el tema de las parejas de hecho, o las adopciones, entre otros.

los valores son importantes porque nop enseñan una vida sociable y mkuy buena con todo lo que se puede hacer sobre todas las cosas malas y sobre las cosas buenas que se pueden trastar de alcanzar la perfeccion.
 
Imagen
LA COMUNION DE LA PAZ
ECOLOGIA:

Es necesario comprender que nos encontramos en un mundo realmente finito, que supone serias limitaciones a una evolución basada en un crecimiento continuo. Reconociendo las implicaciones de este problema para la democracia, se analizan las prohibiciones necesarias para proteger el entorno, donde se deben valorar las prohibiciones de origen ético y religioso.

FRATERNIDAD:

las palabras les pasan cosas que nunca son casuales, sino que son el reflejo de las cosas que en ellas viajan. Por el tratamiento que en la vida religiosa tienen las palabras "padre" y "hermano" podemos colegir cuál era su valor de uso, y cuál, por tanto, la realidad que reflejaban. En efecto, la misma distancia que en un monasterio había entre un sacerdote (padre) y un lego (hermano), era la que normalmente había entre el padre y el hijo. El padre era algo muy parecido al señor, y el hijo estaba muy cerca del siervo. E igualmente la distancia léxica que hay en muchas lenguas entre hermano y hermana (frater / soror; frate / sorella; frère / soeur; brother / sister; bruder / schwester... ) era la distancia real en la vida. Y no digamos ya la distancia que había entre el abad (palabra tomada del hebreo hab que significa "padre"), que acabó convirtiéndose en un alto señorío, y los monjes y demás súbditos de la abadía, que supuestamente eran los "hijos".

En muchas lenguas, empezando por el latín, se usan distintos lexemas para el hermano (frater) y para la hermana (soror). Por abreviación del primero saldrá en italiano fra, que en castellano será "fray" y de ahí derivará el término "fraile", que se usará en oposición de género a "monja", es decir sustituyendo a "monje". Por abreviación del segundo, tendremos "sor", que es el tratamiento genérico que se da a las monjas. En un monasterio convivían sacerdotes, cuyo tratamiento era y sigue siendo "padre" (Pater), y legos cuyo tratamiento era y sigue siendo "hermano" (Frater). Naturalmente el pater estaba revestido de una dignidad a la que nunca alcanzaba el frater, el hermano lego, cuya razón práctica en el monasterio era trabajar en las actividades productivas y serviles, mientras que los patres se dedicaban a su ministerio sacerdotal o a actividades intelectuales. Lo mismo ocurría en los monasterios femeninos entre las "madres" y las "hermanas". Por eso las órdenes religiosas con humilde vocación de servicio denominan a sus miembros "hermanos" y "hermanas", en lugar de "padres" y "madres". Los "padres" están revestidos de la alta dignidad sacerdotal, son los que dicen misa, mientras que los "hermanos" no se dedican al sacerdocio, sino al servicio a los demás (hospitales, orfanatos, enseñanza... ). Igualmente las monjas suelen tener la denominación de "madres" en las órdenes que se fundaron para el recogimiento, la contemplación y el culto; y el de "hermanas" las que se fundaron pensando en el servicio a los demás.

A partir de este concepto se han fundado las hermandades (de hermano) y las cofradías (de frater) cuya idea inspiradora es siempre la del auxilio mutuo como si de "hermanos" se tratase, que ése es el nombre que se da a los miembros de una cofradía. Mientras fue la iglesia la responsable de canalizar la solidaridad entre la gente, el concepto de "fraternidad" fue el que presidió, inspiró y denominó todas las organizaciones encaminadas al auxilio mutuo y a la generosidad con los demás. La actual sociedad laica ha sabido tomar el relevo mediante los movimientos de solidaridad del voluntariado a través de la Organizaciones No Gubernamentales.


 
 
Escríbeme
Me interesa tu opinión